Construcción: "Solamente el curso posterior del análisis nos faculta para decidir si nuestras construcciones son correctas o inútiles. No pretendemos que una construcción sea más que una conjetura que espera examen, confirmación o rechazo. No pretendemos estar en lo cierto, no exigimos una aceptación... ni discutimos una negación. En resumen, nos comportamos como una figura familiar en una de las farsas de Nestroy: el criado que sólo tiene una respuesta en sus labios para toda pregunta u objeción: «Todo se aclarará en el curso de los acontecimientos futuros.» http://mediacionartistica.files.wordpress.com/2013/01/construcciones-en-el-analisis.pdf

sábado, 26 de enero de 2013

fuego: guerra & cocina


http://www.plataformaarquitectura.cl/2007/09/05/actar-review-la-domesticidad-en-guerra_-beatriz-colomina/
http://upcommons.upc.edu/revistes/bitstream/2099/9459/1/Entrevista_BColomina.pdf : Martha Stewart ha influido en la arquitectura americana de los últimos años más que cualquier arquitecto. Y de alguna manera se puede decir que es una especie de modernización en el sentido del ‘editing’,que llama ella; que es el eliminar todo aquello que es superfluo. Se parece un poco a estas americanas de principios de siglo: como
Christine Frederick o aquellos personajes del ‘Cientific Managment of the Household’ americano de finales del XIX y principios del XX. Y que también influyó muchísimo y nadie lo sabe en el Weissenhoffsiedlung. Esta organización de amas de casa, con la Dra. Herma Meyer –que estaba muy influenciada por la escuela americana– “cortaron el bacalao” mucho más de lo que nadie dice. Ellas eran las que les decían a los arquitectos lo que tenían que hacer. La cocina que hace para la Weissenhoff –que está muy bien– está diseñada siguiendo sus recomendaciones.
http:// una distinción en extremo interesante, aunque no desplegada, entre una agresividad destructivamente competitiva hacia el fuego y la apropiación por “domesticación” o “sometimiento” del fuego. La civilización sería el resultado de una relación no fálica con lo fálico (una “de-falicización” de la relación del hombre con el mundo). Pero así es exactamente como Freud define la relación de la mujer con el fuego: “se habría encomendado a la mujer el cuidado del fuego aprisionado en el hogar, pues su constitución anatómica le impide ceder a la placentera tentación de extinguirlo”. Una feliz carencia, podríamos decir, hace de la mujer la guardiana natural de “esta grandiosa conquista cultural”. Un logro alcanzado por los hombres sólo a través de una dolorosa renuncia. Así el fuego se convierte en una conquista cultural cuando es de-simbolizado, cuando, ya no fantaseado como una excitante amenaza fálica, es percibido como un fenómeno natural.
la sexualidad se acomoda muy mal a la identidad [rendición!] 

jueves, 17 de enero de 2013

arqueertectura II


¿en lugar de lo necesario/grande/central, arquitectura de lo ocasional/pequeño/superficial?: algo que se transforma.

"la nota esencial de que una familia tiene que vivir bajo el mismo techo, la premisa de un lugar, una relación cara a cara e interacción directa, nunca ha sido realmente cuestionada. ¿Qué ocurre cuando no existe la casa o el techo común, cuando rara vez se disfruta de la presencia del otro? ¿Podemos seguir hablando aquí de familia?"
...parafraseando lo que dijera un juez sobre cierto concejo judicial: arquitectura y familia a veces son organismos que no llegan a constituirse como cuerpos.
http:// “Decimos que es un orden biológico, pero tal vez es solo simbólico”.
http:// "Retomando la idea del hogar ideal, las proyecciones que complementaron la puesta en escena admitieron, en sus simulacros de ventanas, detalles de interiorismo, vistas panorámicas y la silueta de un gatito siamés"

[de un lado y del otro de la cortina de hierro, invenciones oblicuas de los 70s: hotel en eslovaquia y elevador de lanchas en alemania]

viernes, 11 de enero de 2013

arqueertectura


A pesar de estar atravesadas por la técnica (ingeniería, medicina, etc), arquitectura y familia son resistentes a la innovación, prevalecen en ellas un imaginario naturalista y defensivo (recintos-encierros privados). Ambas se resisten a verse como "representaciones" (algunos dirían construcciones, que es lo mismo) manteniendo al árbol como paradigma ejemplar dominante (la poética del rizoma no rindió frutos). El discurso libertario, aliado a las teorías constructivistas, ven a ambas como campos históricos y contingentes, de suyo transformables y potencialmente revolucionables. Pero tanto después de la revolución francoburguesa como de la rusoproletaria, el ímpetu libertario de arquitectura y familia duró menos de un lustro. Un tipo tan complicado como Le Corbusier ilustró bien esta aporía en su capítulo "Arquitectura o revolución" de Vers une architecture: su visión fordista-hedonista de la familia tecnificada qizá no es superada por las ingenuas previsiones actuales sobre sustentabilidad y ecologismo (él ya había propuesto la terraza jardín¡). Parece decirnos que arquitectura y familia pueden formalizar su genealogismo jerarquicista -eso que hace que podamos ver cualqier dibujo o cuadro como "arquitectónico", cuando advertimos que en él una parte subordina o se proyecta en otra: arquitectura del retrato familiar!
Arqueertectura podría retomar algunas proposiciones olvidadas de los '60s (como "arquitectura es un galpón decorado" de R.Venturi o "arquitectura es el edificio ocasional" de P.Cook) algo melancólicas qizás.. pero bueno, se sabe que la melancolía, gracias a sus riesgos depresivos, es eficaz contra la manía megalópata (como diría otro '60s, si dejamos de pensar en lo grande, nos queda lo pequeño [A.Rossi]: que será lo pequeño-ocasional-superficial: ¡lo raro!)   [fotomontaje y sobreimpresión de texto para "LC: 13 advertencias" en Proa; montajes domésticos]
ventaja psi frente a lo marxiano: no quejarse de lo abstracto de la representación, sino ver qué hacer con ella -lo Real es el Terror, la Arquitectura del Mundo.
 http://issuu.com/genterara/docs/gr02/download         http:///Beatriz-Preciado-Mear-Cagar      

domingo, 6 de enero de 2013

temer o no temer (imagen & captura)

http://antologiasinpoesia.blogspot.mx/search/label/s%20XXI    (gracias MariGB !)
le había prometido a su inquieta estrella, una naïf ex modelo que estaba haciendo su debut en un protagónico y que ya se sentía  nerviosa por  encuentros aviarios previos, que solo usaría pájaros mecánicos y por un momento breve. Al llegar el momento, Hedren llegó al estudio y se encontró varias jaulas con estorninos enfurecidos por el encierro; los pájaros fueron atados al cuerpo de la actriz y agitados por el equipo de filmación no por un par de horas, sino durante 5 días, picoteándola  en la cara y cubriéndola de cicatrices. Durante todo ese tiempo, el director no hizo nada para aliviarla de su miedo: simplemente se quedó allí, mirando con aprobación mientras las cámaras capturaban la mirada de crudo terror. No eran solo los pájaros lo que desquiciaba a Hedren: era el mismo Hitchcock -la actriz quedó traumatizada, y su médico le ordenó ausentarse de la filmación durante 5 días. ¿por qué el director se comportó de manera tan sádica con la joven estrella de Los pájaros? The Girl (que coincide con Hitchcock, con A. Hopkins, sobre la filmación de Psicosis) fue escrito después de  extensas conversaciones con la misma Hedren y miembros sobrevivientes del equipo de Hitchcock, y sugiere que la raíz de toda esa crueldad era... el amor. Cuando reclutó a Hedren, luego de verla en un anuncio publicitario, Hitchcock pensó que podría moldear a la mujer de 32 años como si fuera una figura de plastilina. Ignorando las advertencias de su sufriente esposa Alma (aquí interpretada por Imelda Staunton), pronto cayó rendidamente enamorado..  
[comparar, otravez, con la escena sadeana-proyectiva de Origin of pain.. ting de Schinkel: una mujer retiene a otra mujer ayudando a un hombre a fijar la proyección de su figura -Hitch sintetizaría al doble Diboutades: ver sus dedos cruzados y abiertos listos para "controlar una cabeza"... Hedren, que se las ve venir, se cubre los senos con el brazo, a la defensiva, igual que la modelo central de Schinkel. Notar tmbn qe mientras versiones románticas del mito del dibujo van de 1775 a 1795 http://projectionsystems.wordpress.com/2009/09/06/the-origin-of-painting/ (en tiempos revolucionarios), la versión tardía de Schinkel de 1830 es pintada en plena restauración, coincidiendo con la inversión de signo político del sadismo] "
"Zizek comenta que "el cine es el arte más perverso. No te da lo que deseas, te dice cómo desear". Parafraseando, podríamos decir que la arquitectura busca emociones perversas: no le da al cliente sólo lo que desea o imagina, sino que también le da algo que temer."

jueves, 3 de enero de 2013

juego -proyectar lamuerte

Jugar la muerte es proyectarla hacia afuera, simbolizarla como acto singular donde lo imposible se posibilita como ficción y representación. Al hacerlo, el niño experimenta lo que podríamos denominar una doble muerte: la muerte de la vida –hace de cuenta de que muere– y la muerte de la muerte –hace de cuenta que revive–. En estos juegos el niño transita en una dialéctica en suspenso: suspendido entre la vida y lo mortal. Entre el movimiento y lo inmóvil, los niños juegan en el intersticio. Jugar a la muerte es romper la certeza que ella conlleva e introducir la duda en su fecunda veracidad. Es pensarla, perder el miedo y resignificarla con imágenes, fantasías que procuran representarla en la ficción...
Cuando un niño no puede jugar a su propia muerte, porque no puede hacer de cuenta que está muerto o porque se inhibe e inmoviliza por el espanto, no sólo no puede pensar en ella sino que está impedido de tomar distancia y separarse de lo mortal: al no representar la muerte, ella se presentifica en la inhibición, el bloqueo corporal, la inestabilidad psicomotriz o la organicidad.

 como bien se sabe, toda representación disminuye la leyenda.

representaba un aprendizaje inigualable; se trataba de una enfermedad que daba tiempo para morir, y que le daba a la muerte tiempo para vivir, tiempo para descubrir el tiempo 
[Jen Poon, Dead Boo; foto o collage o noseqé de Th. Hirschhorn]